sábado, 6 de julio de 2013

Trastornos del sueño y enfermedades metabólicas

Revisado por el Dr. Òscar Sans, servicio de neuropediatría, y la unidad de ECM, Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona.
Trastornos del sueño y enfermedades metabólicas
Las alteraciones del sueño son habituales en niños con algunas enfermedades metabólicas, pacientes con retraso mental severo, afectación motora grave, trastornos de espectro autista y encefalopatías epilépticas.
Los principales problemas incluyen: dificultad en conciliar el sueño, rutinas del sueño inconsistentes, despertares nocturnos frecuentes, mala calidad del sueño y despertar temprano.

¿Por qué los niños con estas enfermedades tienen trastornos del sueño?

Aunque no se sabe con certeza, se cree que pueden influir diversos factores. Entre ellos se hallan la dificultad de comunicación de estos niños con el entorno, bajos niveles de la hormona melatonina o mala regulación de su liberación, aumento de la sensibilidad a los estímulos externos (tacto o sonido) durante el sueño, ansiedad,..

¿Qué consecuencias pueden tener los trastornos del sueño en el niño con ECM?

Estos trastornos afectan no sólo al paciente sino también a las familias y cuidadores. Pueden aumentar la agresividad, la depresión, la hiperactividad, los problemas de comportamiento, la irritabilidad y capacidad de aprendizaje. En los niños que tienen epilepsia, la deprivación de sueño les puede aumentar significativamente el número de crisis.

¿Cómo podemos ayudar al niño con ECM y trastornos del sueño a dormir mejor?

Existen una serie de hábitos relacionados con el estilo de vida que pueden ser de gran ayuda:
Dormir mejor
  • Evitar dar al niño estimulantes como cafeína, chocolate o coca-cola antes de acostarse.
  • Establecer rutinas: bañar al niño, acostarlo cada día a la misma hora.
  • Ayudarlo a relajarse antes de acostarse, leerle un cuento, hacerle un suave masaje, ponerle música suave. Evitar que vea la TV, videojuegos u otras actividades excitantes antes de acostarse.
  • Impedir que oiga ruidos o vea luz durante la noche. Poner persianas o cortinas gruesas en su ventana y asegurar que la puerta de su dormitorio está cerrada y no cruje.
  • Preguntar a su pediatra sobre la posibilidad de usar melatonina en pequeñas dosis. Esto podría ayudar a normalizar su ciclo de sueño, pero solo debe usarse en última instancia y bajo prescripción facultativa.
Actvidades a evitar para favorecer el sueño
Si a pesar de aplicar estas maniobras de hábitos saludables para el sueño, no se percibe mejoría, es recomendable consultar con el médico, ya que deben ser descartados ciertos trastornos como la hipoventilación obstructiva del sueño (se trata con frecuencia de pacientes roncadores habituales) o los movimientos periódicos de piernas. Estos trastornos tienen tratamientos específicos.

¿Qué es la melatonina?

Melatonina
La melatonina es una hormona sintetizada en la glándula pineal, que se halla en el cerebro. Ayuda a regular el ciclo del sueño. Se halla en pequeñas cantidades en algunos alimentos, carnes, cereales, frutos y vegetales.


¿Cómo actúa la melatonina en el cuerpo humano?

Nuestro organismo tiene su propio reloj interno que controla el ciclo de sueño-vigilia. De hecho, controla la cantidad de melatonina liberada.
Normalmente, los niveles de melatonina aumentan al atardecer, permanecen elevados durante la noche y descienden al amanecer. La luz afecta la síntesis de melatonina y también la edad. Los ancianos fabrican muy poca cantidad de esta hormona.

¿Cómo se obtiene la melatonina?

¿Cómo se obtiene la melatonina?
Se puede adquirir en la farmacia. Si su médico considera que una pequeña dosis de melatonina puede beneficiar a su hijo/a con una enfermedad metabólica y un trastorno del sueño, él mismo le recetará esta medicación. En ningún caso debe tomarse sin supervisión médica.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada